General Motors le gana el pulso a portal fraudulento de préstamos bogotano

La compañía General Motors presentó una demanda internacional contra un pequeño dominio web registrado en la capital colombiana que supuestamente estaba violando la propiedad intelectual del gigante de los automóviles.

Foto: General Motors/Getty. Foto: Getty.

La queja fue presentada por la firma de abogados Abelman Frayne & Schwab en representación de General Motors el pasado 8 de agosto ante la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI).
En los antecedentes del caso exponen que la disputa se originó luego de que una organización de origen colombiano registrara el dominio web a través del servicio de web hosting Wild West Domains.
Los abogados alegaron que la organización colombiana desconoció por completo la notoriedad de la marca del reconocido fabricante de automóviles de renombre mundial, al registrar un dominio web que incluye el distintivo ‘GM’.

El demandante tiene operaciones en más de 20 países, proporcionando soluciones de financiamiento de automóviles a aproximadamente 16.000 concesionarios de automóviles en todo el mundo.
Sus operaciones se dividen en regiones como Estados Unidos, Canadá, China, Europa y América Latina.
La compañía estadounidense afirmó que tiene una serie de marcas registradas bajo esa denominación como GM Financial (en Estados Unidos) para los servicios de financiación de vehículos automotores.
Así mismo, los abogados subrayaron que la firma tiene otras marcas comerciales bajo la denominación GM Financial en 12 países de todo el mundo.
De otro lado, los investigadores de la OMPI constataron que el nombre de dominio en disputa se registró por parte del demandado el 20 de enero de este año.
Y aunque evidenciaron que estaba inactivo, pudieron comprobar que a través de él se ofrecieron préstamos comerciales y personales.

En vista de eso, la marca envió una carta a los titulares del dominio solicitando que se retirara el sitio de la web. Sin embargo, no obtuvieron respuesta por parte de ellos.
Los investigadores de OMPI analizaron el caso con base en una serie de aspectos: el primero de ellos fue el nivel de semejanza entre el nombre y actividad del dominio web con los servicios que ofrece la multinacional, con el fin de identificar si resultaba confuso para los usuarios.
También establecieron si el demandado tenía derechos o intereses legítimos con respecto al nombre de dominio en disputa y si ese portal estaba siendo utilizado de mala fe por parte del titular.
“Es indiscutible que el sitio web controvertido ofreció inicialmente préstamos comerciales y personales, servicios que compiten directamente con los ofrecidos por el demandante”, dijo el tribunal de la OMPI.
En razón de este argumento, el ente regulador consideró que el nombre de dominio controvertido había sido registrado y utilizado de la mala fe de acuerdo a lo establecido en materia de política de propiedad intelectual.
Por lo tanto, resolvió que el nombre de dominio en disputa fuese transferido al demandante, cerrando así con el caso que llevó a General Motors a enfrentarse con un pequeño portal web de Bogotá.

Tomado de: dinero.com


Thursday, October 5, 2017







« Atrás