Así pues, todos los beneficios que ofrece la tecnología, solo están disponibles en las compañías que han dado este gran paso para entregar a sus clientes y empleados una real transformación digital.

El aspecto a analizar entre dicha dicotomía es que las empresas líderes en tecnología digital están superando a sus pares en crecimiento, valoración de mercado y beneficio económico. Es cada vez más claro que lo digital es un foco que impulsa el crecimiento y transformación. En conclusión, no hay opción, para ser líderes en cualquier industria es necesario ser líder en lo digital.

Continúa siendo un gran misterio el hecho que haya empresas que se aferren a sistemas anticuados y obsoletos o a procesos milenarios que han pasado de generación en generación. Mientras hay empresas que lo están haciendo muy bien en ir avanzando junto con la tecnología, otras retroceden hacia su tumba rápidamente y si no giran, ya sabremos su final.

El 80% de la destrucción del valor de la empresa proviene de las decisiones de una mala estrategia; El truco está en mejorar la tasa de aciertos para que, cada vez, se tomen las decisiones estratégicas adecuadas para impulsar tanto el crecimiento tecnológico como la transformación del modelo de negocio.

¿Qué han hecho bien las empresas que han tenido éxito en esta transformación?

  1. En lo digital, como en todo, se mantienen fiel a lo que son: Cada estrategia verdaderamente eficaz aborda la pregunta "¿Quiénes queremos ser?", a medida que lo digital se convierte en el centro de la estrategia, responder a esta pregunta es tan importante como siempre. Y las empresas competentes tienen esa respuesta muy clara, pues entienden el trabajo que deben hacer en el mercado y utilizan su identidad para impulsar su crecimiento a largo plazo. Y aunque no se resisten a la tecnología, si rechazan enfoques que no encajen con su visión, cada decisión en lo digital está alineada con quienes son.
  1. Se preocupan por las capacidades organizacionales, no por la funcionalidad de la tecnología: Las empresas realmente admirables, no se centran solo en la excelencia funcional, saben que es una “trampa” que no logrará diferenciarlas, pues siempre se tendrán los mismos puntos de referencia de la competencia; sino en la construcción de un conjunto de capacidades distintivas – puntos en los que la empresa lo hace mejor que nadie -, que por lo general combinan la funcionalidad de las personas, los procesos, las herramientas y la experiencia, una mezcla compleja pero que convierte la estrategia en un objetivo ejecutable.
  1. Reducen costos e invierten en creatividad: En las inversiones digitales los tiempos de ciclo son cortos, pues las empresas exitosas administran esos costos con agilidad y flexibilidad, haciendo constante monitorización para redirigir los recursos hacia iniciativas que mejoren la estrategia y potencien el crecimiento. No siempre se sabe con certeza qué inversiones encajan mejor, pero eliminan las iniciativas distractoras, en otras palabras, realizan esfuerzos e inversiones digitales como si fueran “start ups”, que son la real competencia hoy en día. Esto ayuda a abrir la mentalidad emprendedora que se necesita para apostar a lo grande, sin juguetear con los márgenes sino siendo realmente creativos, participativos e interactuando constantemente con los clientes para mejorar el posicionamiento. El foco es innovar y re imaginar el futuro.
  1. Se apalancan de la cultura para impulsar su diferenciación: En lugar de tratar de imponer y luchar en contra de la cultura organizacional, ponen a su favor todos los aspectos que ayudan a construir una empresa conectada, ágil y habilitada digitalmente. Conocen realmente lo que los hace únicos al hacer el trabajo, solucionar problemas y crear valor a sus clientes.
  1. Crean el futuro y ponen al cliente en el centro: En lugar de ser títeres de los consumidores frente a lo que quieren y lo que no, reinventan el juego generando demanda en los deseos y necesidades aún no conocidas por sus clientes. Esto gracias a la gran hazaña digital, que ayuda a conocer profundamente a los clientes, creando experiencias fieles a los constantes cambios del consumidor.

Combinen estos cinco principios con una audaz visión digital, una inclinación hacia la acción y un punto de vista fuerte sobre el rumbo de la tecnología y estarán listos para captar el liderazgo en su industria.

Tomado de: www.dinero.com


Friday, August 4, 2017







« Atrás